Categoría: Estaciones y Climatología

Primavera 2020 en Bonsai Colmenar

Es indudable que en esta Primavera la naturaleza está mostrando su mayor esplendor mostrándonos la cara más amable del tiempo que vivimos. El crecimiento de toda la vegetación está siendo desmesurado y libre, consecuencia de las suaves temperaturas y las lluvias abundantes y en muchos casos la ausencia de humanos que interrumpen el desarrollo.

 

 

A petición de alumnos y clientes queremos enseñaros como estamos viviendo esta primavera en Bonsai Colmenar.

 

 

Como se puede apreciar los colores de los caducos han sido especialmente brillantes, las floraciones muy abundantes y el crecimiento en general de todas las especies desmesurado.

 

 

 

Acabados los trasplantes a fin de Marzo y sin descanso comenzamos con los pinzados.

 

 

La restructuración de las clases, nos limita el tiempo que dedicamos a las tareas propias del jardín, pero poco a poco se va pinzado todo, no olvidemos que estos primeros trabajos son primordiales para el desarrollo futuro de los bonsáis.

 

 

 

En cuanto a la meteorología, estamos en Primavera, los cambios se suceden rápidamente, pasamos de una semana con récord de temperaturas altas a una bajada brusca lo que nos hace estar constantemente en alerta.

 

 

Vigilar los riegos, de momento estamos haciendo uno seguro por la mañana y en zonas de sol o días de viento, hacemos un repaso general por la tarde si lo creemos necesario. Cuidado con los días de lluvia, las copas son tan tupidas que dificultan el paso del agua hacia el sustrato.

 

 

Hemos comenzado con el movimiento de los bonsáis en el jardín, la colocación va siendo poco a poco la del verano, los caducos: arces, carpes, hayas y todas las especies de montaña están siendo situadas en las áreas donde podemos controlar las horas de sol. En los últimos días hemos tenido que utilizar los suaves sombreos en las horas centrales.

 

 

Ponemos especial cuidado en los árboles recién pinzados evitando colocarlos en zonas de abundante sol ya que hemos dejado al descubierto hojas que estaban protegidas hasta ahora y por consiguiente pueden sufrir daños.

 

 

Pinos, juníperos, olmos, robles, manzanos,… ya están en posiciones de verano dispuestos a seguir creciendo en las zonas más soleadas del jardín.

 

 

Estamos abonando ya todas las especies, empezamos por coníferas y poco a poco hemos colocado a cada bonsai su dosis según su particularidad.

 

 

 

Otra característica de esta Primavera es la presencia de indeseables plagas, se están dando las mejores circunstancias para la proliferación de insectos, ácaros y hongos: humedad, temperaturas altas e invierno suave. Son muchos los aficionados que nos están solicitando ayuda para erradicarlas. El atajar a tiempo cualquier invasión nos ayudará a combatirla con éxito y a que nuestro árbol sufra las menores consecuencias.

 

 

Seguiremos disfrutando de esta maravillosa Primavera con nuestros bonsáis.

 

 

Carlos Lázaro
“A dónde el bonsái me lleve”

Nieve, lluvia, calor… Primavera en Bonsai Colmenar

La esperada primavera es la estación más impredecible en cuanto a fenómenos meteorológicos, esto provoca desconcierto e incluso una cierta angustia a los nuevos aficionados al bonsai.

 

 

En las últimas semanas hemos batido récord de altas temperaturas, las lluvias han sido abundantes, también sufrimos pequeñas precipitaciones de granizo y una buena nevada, todo en un mínimo de horas, y a pesar de todo la naturaleza lo asimila y se adapta.

 

 

La última semana de marzo ha sido especialmente bella, comenzó anunciando nieve y el día 31 nos despertamos con un manto importante. Creo que es uno de los espectáculos mas bellos que podemos ver en la naturaleza.

 

 

 

La nieve llegó y cambió el paisaje en Bonsai Colmenar, hasta este momento multicolor y muy variado: frutales en flor, arces empezando a brotar, arces para pinzar, pinos con grandes velas, hayas que empiezan a hinchar yemas, primeras flores de azaleas …. Cubrió de blanco las nuevas hojas y las flores, modificó siluetas, consiguiendo aunar las dos estaciones, primavera e invierno.

 

 

Al margen de la percepción visual, debemos atender a dos apartados importantes, por un lado el cambio de temperaturas que provoca la llegada de estos agentes meteorológicos y por otro el distinto momento de brotación en el que se encuentran nuestros árboles.

 

 

En principio nuestro consejo es que disfrutemos del momento, en general las nevadas ya no son copiosas y las temperaturas tampoco son excesivamente bajas por lo que el espectáculo es efímero.

 

 

 

El peligro puede estar en que la nieve pueda llegar a romper por su peso alguna de las ramas de los bonsais, pero para que esto ocurra la precipitación tiene que ser especialmente abundante.

 

 

Otra de las ocasiones no deseadas es una bajada fuerte de temperaturas después de la nevada y la creación de hielo, entonces deberíamos tomar precauciones que en esta ocasión no han sido necesarias.

 

 

Por todo esto no queda más remedio que adaptar nuestro cultivo a estas cambiantes circunstancias, esperaremos el momento más adecuado para regar, pinzar, abonar, etc

 

 

 

Como norma general diremos que no es buena idea sobre proteger los bonsáis, estos tienen la capacidad de adaptarse a los distintos cambios meteorológicos y solo protegeremos a aquellos sujetos con características o circunstancias especiales.

 

 

 

Una de las ventajas que nos proporciona el bonsai es poder disfrutar de las cuatro estaciones y llegar a comprender el funcionamiento de los árboles.

 

 

Carlos Lázaro
“A dónde el bonsái me lleve”

Febrero mes de novedades en bonsai

Año a año el mes de Febrero es uno de los más deseados por los aficionados y profesionales del bonsai, comienzan a brotar la mayoría de las especies y eso siempre es un auténtico deleite, pero también esperamos con pasión la llegada de los árboles de importación de Asia.

 

 

Japón, China y Corea son las procedencias más habituales en Europa. En general son plantas que se adaptan perfectamente al cultivo en España, por lo que el resultado es bueno.

 

 

A lo largo de los 21 años de existencia de Bonsai Colmenar como profesional y anteriormente como aficionado, si algo me ha enseñado el bonsai es a ser “paciente”, son momentos de ilusión y reflexión, cada árbol debe ser estudiado y seleccionado para su mejor adaptación.

 

 

La ubicación es un tema importante, hay que intentar colocarlos en zonas al resguardo de posibles heladas y estar muy pendiente de la necesidad de riego. Son árboles nuevos y hay que comprobar el estado de cada uno.

 

 

Algunos necesitarán trasplante, en ocasiones llegan con macetas de plástico, los sustratos que en origen son perfectos para su cultivo en la zona centro donde estamos ubicados no son la mejor selección, por lo que lo ideal es cambiar el sustrato en cuanto se pueda.

 

 

Estos procedimientos los llevamos siempre que llega un árbol a Bonsai Colmenar, pero sin dudar son nuestras recomendaciones cada vez que os hagáis con nuevos ejemplares.

 

 

En general este año llevamos algo más de 30 días de adelanto de primavera, con lo que la previsión de los trasplantes que estaban ya en el jardín y los de nuestros clientes es una carrera de fondo. Con estas temperaturas la mayoría de los árboles están brotando y habrá que dejarlo para el próximo invierno, insistimos en la paciencia.

 

 

Esta semana sacamos a la venta algo más de 200 bonsais y prebonsais procedentes en su mayoría de Japón, pero también hay un número considerable de europeos. No debemos olvidar que lo ideal es cultivar el árbol de proximidad, su adaptación está asegurada siempre que le dediquemos los cuidados indispensables.

 

 

Especies tan españolas como sabinas, pinos silvestres, olivos y alcornoques son muy apreciadas en Europa, en ocasiones incluso hemos podido encontrarlas en jardines de bonsai en Japón, por lo que os animamos a cultivarlas y disfrutar de todas las posibilidades de diseño que tienen.

 

 

Pero si tuvieramos que definirnos por un origen es sin lugar a dudas Japón, hasta la fecha el mayor importador de bonsais de calidad, no sabemos el tiempo que nos va a durar, pero mientras disfrutemos de juníperos, pinos thumbergii, parviflora, prunus, ginkgos, arces, perales, …

 

 

Carlos Lázaro
“A dónde el bonsái me lleve”

Flores de invierno

El cultivo de bonsáis nos permite en la cercanía percibir las estaciones del año y la naturaleza de manera muy especial. Estamos en invierno y es tiempo de apreciar la belleza de las ramificaciones de los árboles caducos y de dejarnos seducir por las primeras flores del año.

 

 

En general se nos olvida que durante el invierno hay especies que florecen a pesar de las bajas temperaturas y la nieve. Disfrutar con las maravillosas floraciones de camelias, prunus, jazmines de invierno, chaenomeles, … es un atractivo más que nos da la afición al bonsái.

En general flores hay todo el año en Bonsai Colmenar, pero es durante los meses más fríos cuando percibimos con más alegría las bonitas pinceladas de color que aportan en el jardín.

 

 

La temporada comienza con la floración de las camelias. Esta especie procedente de Asia se adapta perfectamente al cultivo como bonsai viviendo bien con algo de protección del exceso de sol y del viento. En general su periodo de floración es largo y abundante, desde fin del otoño hasta principios de primavera.

 

 

Este otoño / invierno con temperaturas máximas marcando récords nos hacía prever que la floración en general de prunus, jazmines y chaenomeles se adelantara, sin embargo, vamos cumpliendo las fechas habituales y es ahora a mediados de enero cuando apuntan en gran medida las primeras flores de estas especies.

 

 

Es indudable que la colocación en el jardín influye de manera decisiva en el adelanto o retardo de la floración, los árboles que han estado bajo la protección de un invernadero frio se adelantan semanas (ejemplares de pequeño tamaño). Este mes de diciembre ya teníamos camelias y chaenomeles con abundante floración. Sin embargo, los ejemplares que están en el jardín soportando las inclemencias lógicas del tiempo han comenzado a abrir sus flores a partir de mediados de enero.

 

 

Es con las flores de invierno cuando algunos bonsáis están más atractivos, siendo la flor su fundamental encanto y el principal motivo por el que se cultivan.

 

 

La temperatura, el agua y la luz influyen en la vida de las flores, resguardar de la lluvia, evitar las heladas y no mojarlas durante el riego harán que tarden en marchitarse y se mantengan más tiempo en nuestros bonsais.

 

 

Indudablemente todas estas especies con sus flores de invierno aportan luz y color a los grises días del invierno, siendo esta una de las claves de su popularidad entre los aficionados al bonsai.

 

 

Carlos Lázaro
“A dónde el bonsái me lleve”

Otoño en Bonsái Colmenar

Por fin, disfrutamos del otoño, y aunque parece que nunca se acaban las altas temperaturas, la realidad es que estamos a medio camino del sofocante verano y del frío invierno. Percibimos que los días se han acortado, que en el ambiente huele a lluvia y que la naturaleza avanza paso a paso mientras los árboles van viendo caer sus hojas.

 

 

Es una de las estaciones preferidas para los amantes de la naturaleza, las tonalidades rojas, naranjas, amarillas y verdes de los árboles dan un toque especial al paisaje, y cuando en un jardín de bonsáis conviven algo más de 150 especies la paleta de color se asemeja a la de un pintor impresionista.

 

 

Los colores de otoño se deben a una serie de factores relacionados con los fenómenos típicos de la estación.

 

 

 

 

Temperatura y humedad inciden en el cambio de coloración de las hojas, afectando sobre todo a los árboles caducifolios como antesala a la caída de las hojas. En algunas de las especies perennes, como las azaleas, el cambio de color de las hojas también es evidente, algunas de ellas tornan los verdes a verdes más oscuros, rojos, amarillos, y terminarán cayendo en cuanto bajen algo más las temperaturas.

 

 

 

 

En la zona donde está ubicado Bonsai Colmenar, junto a la Sierra de Guadarrama (Madrid) las temperaturas nocturnas han llegado a descender bastante, esto unido a días soleados ha favorecido los colores intensos que estamos disfrutando desde hace varias semanas.

 

 

El menor número de horas de luz y los cambios que sobrevienen con el otoño, es otro de los factores que inciden en la caída de las hojas.

 

 

 

 

Cada especie varía el color de sus hojas, y las muda en momentos diferentes., incluso cada sujeto, se da la circunstancia de que, en bosques o ejemplares colocados juntos en el jardín, hay una diferencia de comportamiento, aportando un atractivo contraste.

 

 

Que cada año el cambio de color es diferente es algo que podemos comprobar con facilidad si vamos fotografiando nuestros bonsáis, la comparación nos puede llegar a sorprender.

 

 

No olvidemos que son los últimos días de abonado, el riego como siempre fundamental en el cultivo nos hará estar muy pendientes, son tiempos de cambios, sol, lluvia, aire e incluso las primeras heladas pueden concentrarse en 24 horas.

 

 

Es la época perfecta para pasear tranquilamente por el jardín de bonsáis, percibiendo el contraste de colores en las hojas, los frutos maduros, adivinando las siluetas escondidas desde la primavera, …En definitiva Disfrutando de la naturaleza.

 

Carlos Lázaro
“A dónde el bonsái me lleve”

Copyright © 2021 Blog Bonsai Colmenar

Tema por Anders NorenArriba ↑