Categoría: Viajes

Bonsai y elementos decorativos. Oya – Japón

Sabemos que el lugar ideal para exponer y cultivar un bonsai es en un jardín, donde las necesidades de luz, sol y agua estén suficientemente cubiertas y fundamentalmente disfrutemos de nuestra afición en un lugar limpio y ordenado donde la decoración sea un conjunto de bellos elementos.

En los ornamentos de jardín son fundamentales los elementos en piedra. Linternas, losas, puentes, estanques… cuyo cometido es fundirse con la naturaleza consiguiendo el armonioso conjunto que anhelamos.

Seguir leyendo

Aprender de la naturaleza

Es evidente que el diseño en bonsai nos permite poner en práctica la capacidad de creación.

Para poder plantear y llevar a buen término el diseño de un bonsai, se necesita haber visto multitud de ejemplos, tanto en la naturaleza como en otros ejemplares, por eso nos parece un ejercicio imprescindible en el aprendizaje el de observar la naturaleza en sus diferentes medios.

Seguir leyendo

Kakunodate, distrito Samurai

Habíamos visitado unos viveros de bonsai cerca de Akita, Japón, y, movidos por nuestra infinita curiosidad, nos desplazamos a Kakunodate con la atrayente intención de conocer su distrito samurái. (1.620 Periodo Edo)

 

 

Todo un ejemplo de la arquitectura tradicional japonesa, consta de unas 80 residencias samuráis, todas con bellos jardines pulcramente trabajados en los que ineludiblemente la pátina del tiempo ha ido contribuyendo a su enigmático embellecimiento.

 

 

 

Varias residencias se pueden visitar, son edificios de madera oscura con muros exteriores gruesos y ventanas especialmente diseñadas para los crudos meses de invierno. En general son casas grandes, orientadas a disfrutar del jardín. El interior se divide en pequeñas estancias separadas por bellos paneles de madera y papel, algunos de ellos con magníficas pinturas de animales y plantas.

 

 

 

En los jardines los árboles y plantas centenarias conviven en armonía con el agua de pequeños lagos o fuentes y las elementales piedras, llegando a lograr una atmósfera especial. Adornan y cumplen su función de alumbrar las ocasiones especiales, viejísimas linternas de piedra cubiertas de musgo y líquenes.

 

 

Recorrimos despacio Kakunodate, cada rincón lo merece y aunque hay quien elige hacerlo en pequeños carruajes, lo ideal es pasear tranquilos para no perder nada de su belleza.

 

 

 

Otro de los edificios lo ocupa un pequeño museo donde se exponen los objetos de la vida cotidiana, artesanía, armas y unas sorprendentes carrozas de temática samurái utilizadas en las procesiones. Entre todo nos hizo especial ilusión descubrir unas maravillosas macetas de bonsai.

 

 

 

El conjunto es bellísimo, la oscura madera de las vallas y edificios contrasta con los colores variantes de la naturaleza, la diversidad de los arces, los verdes de los pinos y juníperos, las flores de prunus, camelias y azaleas. Todo un lujo para los sentidos en cualquier época del año.

 

 

 

En nuestro paseo descubrimos pequeñas colecciones de bonsai, en general ejemplares de poco valor económico que adornan las entradas a algunas tiendas de artesanía y los jardines de domicilios particulares.

 

 

 

Empieza a ser habitual en nosotros abandonar un lugar con el propósito de volver, y Kakunodate es uno de los lugares maravillosos de Japón que añadimos a la lista.

 

 

 

 

Carlos Lázaro
“A dónde el bonsái me lleve”

Copyright © 2021 Blog Bonsai Colmenar

Tema por Anders NorenArriba ↑