Página 2 de 42

Vacaciones y bonsáis

Cada año con la llegada del verano nos planteamos la cuestión de qué hacer con nuestros bonsáis durante el periodo de vacaciones.

Evidentemente los cuidados derivados de las altas temperaturas son sumamente importantes en estos largos y calurosos días, el riego y la situación pasan a ser una prioridad en el cultivo, debiendo dar a cada bonsai un trato individual.

Seguir leyendo

Trabajando ficus

Estamos en primavera y en nuestra zona geográfica es un momento perfecto para trabajar las especies tropicales, especialmente los ficus.

 

 

En general las condiciones en las que pasan el invierno no son las ideales para esta especie, y aunque intentamos proporcionarles las mejores durante todo el año, los meses fríos suelen ser duros.

 

 

Llegan días con más horas de luz y calor y es el momento de poner los ficus en perfecto estado de revista.

 

 

Dependiendo del calendario de cada bonsai y si no hay trabajos más urgentes, aprovecharemos a realizar pequeñas tareas:

  • Podaremos adaptándonos a las necesidades de cada bonsai.

  • Limpiaremos las hojas individualmente ayudándonos de un algodón, intentaremos eliminar cualquier resto de polvo o sedimento que haya ido posicionándose sobre la superficie.

  • Limpiaremos el tronco y las ramas con un cepillo de dureza media, nylon o cerda, incidiendo sobre todo en el nebari, ya que es en este punto donde más se depositan las posibles sales o sedimentos.

  • Eliminaremos las posibles hiervas que pueden llegar a hacerse fuertes e invadir la maceta.

  • Asearemos la superficie del sustrato, añadiendo si es necesario una fina capa de tierra nueva.

  • No podemos pasar por alto la importancia que tiene la maceta en bonsai, por eso os recomendamos una limpieza a fondo, después de lo cual es muy aconsejable aplicar una cera o abrillantador que las haga lucir y nos permita conservarlas lo mejor posible durante más tiempo.

 

 

Pero si nuestro ficus necesita un trabajo de remodelación y trasplante, indudablemente es el momento.

Con la llegada del calor estas especies se activan y debemos aprovechar el momento, podemos acometer cualquier trabajo, las reacciones a podas, alambrados y trasplante son en general muy buenas.

 

 

Si fuera necesario para conseguir una remodelación total aplicaremos la técnica del defoliado, total o parcial. Como consecuencia de esta operación y para conseguir una mejor brotación, vigilaremos que al árbol no le falte la suficiente cantidad de luz / sol, debiendo controlar el riego con el fin de que no tenga exceso de agua.

 

 

Podemos acometer podas fuertes y alambrados teniendo como objetivo buscar las conicidades, controlando la tendencia apical que tienen como característica los ficus.

 

 

Otro rasgo diferenciador de esta especie son las raíces aéreas, su mantenimiento es fácil y si nuestro bonsai ya las tiene condicionará su crecimiento apoyando su enigmática belleza. En nuestra zona climática lo que no podemos es pretender el crecimiento de estas raíces ya que nuestras condiciones de temperatura y humedad no son las ideales.

 

 

Sin duda una especie atractiva y singular que merece la pena cultivar.

 

 

Carlos Lázaro
“A dónde el bonsái me lleve”

50º Kanuma Satsuki Festival

Durante los días 20 de Mayo a 7 de Junio 2021, se está llevando a cabo en las instalaciones del Kaboku Center de Kanuma, la más grande y popular de las exposiciones de satsuki en Japón, el 50º Kanuma Satsuki Festival

 

 

 

 

En esta ocasión la exhibición tiene connotaciones muy especiales, en primer lugar, se cumplen 50 años desde su primera muestra y en el recuerdo, el pasado año cuando la pandemina impidió que se pudiera llevar a cabo.

 

 

 

 

Con el fin de realizar una exposición especial y diferente la organización invitó a participar exponiendo sus bonsáis de satsuki, a coleccionistas particulares, así como a diferentes representantes de países como Ciudad del Vaticano, Alemania, EEUU, Italia, Corea.

 

 

 

 

Un año más queremos acercaros y compartir con nuestros alumnos y aficionados los maravillosos ejemplares que se han exhibido y que nos han hecho llegar desde Japón.

 

 

 

 

Las fotos pertenecen al primer día del Festival y han sido realizadas por nuestro buen amigo Hiroharu Kobayashi de Kobayashi Sangyo, en ellas podemos apreciar la gran calidad de las piezas expuestas, la variedad inmensa de flores y los diferentes estilos con los que nos permite trabajar esta maravillosa especie.

 

 

 

Durante las 50 convocatorias de este famoso festival los aficionados de todo el mundo se han desplazado para visitarlas, este año únicamente los habitantes de Japón con restricciones de aforo y todas las medidas de seguridad, han podido disfrutar in situ, pero a pesar de las muchas dificultades con las que se inauguraba la exposición, está siendo un maravilloso éxito.

 

 

 

 

Carlos Lázaro
“A dónde el bonsái me lleve”

 

Otros artículos del Satsuki Festival en nuestro blog:

Tributo Kanuma Satsuki Festival

Festival de Azaleas en Japón

47th Kanuma Satsuki Show

48ª Edición de la Kanuma Satsuki Show

Kakunodate, distrito Samurai

Habíamos visitado unos viveros de bonsai cerca de Akita, Japón, y, movidos por nuestra infinita curiosidad, nos desplazamos a Kakunodate con la atrayente intención de conocer su distrito samurái. (1.620 Periodo Edo)

 

 

Todo un ejemplo de la arquitectura tradicional japonesa, consta de unas 80 residencias samuráis, todas con bellos jardines pulcramente trabajados en los que ineludiblemente la pátina del tiempo ha ido contribuyendo a su enigmático embellecimiento.

 

 

 

Varias residencias se pueden visitar, son edificios de madera oscura con muros exteriores gruesos y ventanas especialmente diseñadas para los crudos meses de invierno. En general son casas grandes, orientadas a disfrutar del jardín. El interior se divide en pequeñas estancias separadas por bellos paneles de madera y papel, algunos de ellos con magníficas pinturas de animales y plantas.

 

 

 

En los jardines los árboles y plantas centenarias conviven en armonía con el agua de pequeños lagos o fuentes y las elementales piedras, llegando a lograr una atmósfera especial. Adornan y cumplen su función de alumbrar las ocasiones especiales, viejísimas linternas de piedra cubiertas de musgo y líquenes.

 

 

Recorrimos despacio Kakunodate, cada rincón lo merece y aunque hay quien elige hacerlo en pequeños carruajes, lo ideal es pasear tranquilos para no perder nada de su belleza.

 

 

 

Otro de los edificios lo ocupa un pequeño museo donde se exponen los objetos de la vida cotidiana, artesanía, armas y unas sorprendentes carrozas de temática samurái utilizadas en las procesiones. Entre todo nos hizo especial ilusión descubrir unas maravillosas macetas de bonsai.

 

 

 

El conjunto es bellísimo, la oscura madera de las vallas y edificios contrasta con los colores variantes de la naturaleza, la diversidad de los arces, los verdes de los pinos y juníperos, las flores de prunus, camelias y azaleas. Todo un lujo para los sentidos en cualquier época del año.

 

 

 

En nuestro paseo descubrimos pequeñas colecciones de bonsai, en general ejemplares de poco valor económico que adornan las entradas a algunas tiendas de artesanía y los jardines de domicilios particulares.

 

 

 

Empieza a ser habitual en nosotros abandonar un lugar con el propósito de volver, y Kakunodate es uno de los lugares maravillosos de Japón que añadimos a la lista.

 

 

 

 

Carlos Lázaro
“A dónde el bonsái me lleve”

Trasplantes especiales – Pinus Thumbergii

Durante la primavera han sido bastantes los trasplantes efectuados en grandes piezas de Bonsai Colmenar, algunos trabajos los podéis ver en nuestro canal de Youtube o en este blog. Este artículo os mostrará el trasplante de uno de estos ejemplares, concretamente el de un Pinus Thumbergii en estilo enraizado en roca.

 

 

Este bonsai llegó a nosotros hace más de 10 años procedente de Japón, en este tiempo hemos compartido experiencias y comprobado su fortaleza, por ello no esperamos sorpresas en el trasplante.

 

 

La dificultad de este trabajo estriba en el tamaño y el peso del ejemplar. Este pino, sin la maceta, mide 85 cm de altura, y la piedra, a la que se abrazan sus raíces, 60 cm. Por eso y con el fin de no dañarlo la tarea la llevamos a cabo tres personas.

 

 

En estos trabajos hay que poner especial atención al tronco y a las raíces exteriores, evitando movimientos bruscos que puedan dañar la corteza, desprenderla o descolocar las raíces que encajan perfectamente con la piedra.

 

 

El trasplante se lleva a cabo con seguridad, el cepellón compacto no entraña dificultad al sacar el árbol y tampoco la poda de las abundantes raíces.

 

 

Decidimos no cambiar la maceta, el estilo y la formación del árbol no ha variado desde el ultimo trasplante y sigue siendo una buena opción estética y de cultivo.

 

 

Con el tiempo el peso de la gran piedra ha ido variando la posición del pino en la maceta por lo que aprovechamos el momento para adelantar el ápice hacia el espectador.

 

 

Atar el árbol a la maceta es fundamental para evitar complicaciones posteriores, pero en este caso es todavía más importante. Utilizamos un calibre de alambre de cobre grueso ya que las circunstancias especiales de este bonsai en cuanto al peso y volumen, tanto del árbol como de la piedra, podía influir en que el árbol se desplazara de la posición ideal.

 

 

Una vez asegurado el árbol a la maceta procedimos a terminar el plantado.

 

 

Después de un abundante riego, lo colocamos en un lugar en el que va a recibir con prudencia el sol de la mañana.

 

 

Con este pinus thumbergii terminamos esta temporada los trasplantes de los grandes bonsáis con los que convivimos en Bonsai Colmenar.

 

Carlos Lázaro
“A dónde el bonsái me lleve”

Copyright © 2021 Blog Bonsai Colmenar

Tema por Anders NorenArriba ↑