Calle Ávila nº 43 - 28770 - Colmenar Viejo (Madrid) TLF: 696 517 982 / 918 455 099

Blog Bonsai Colmenar

¿La esencia del bonsái?

Cuando un aficionado al bonsái piensa en Japón seguro que lo que le viene a la memoria son los grandes jardines de los Maestros y sus espectaculares piezas; pero hay otra realidad que podemos constatar visitando los pueblos, sin duda la existencia de un bonsái familiar, muy modesto y sin alardes técnicos, pero tal vez más profundo y auténtico.

 

 

Estos bonsáis que nos encontramos en las entradas de las casas, encima de las vallas, en los jardines particulares, polígonos industriales,… nos desvelan un amor hacia estos árboles y un primoroso cuidado, más allá de un profundo conocimiento de las técnicas y una estética depurada.

 

 

Resulta difícil llegar a comprender íntimamente lo que suponen sus bonsáis para estas personas anónimas, posiblemente relacionado con su amor y respeto por la naturaleza, así como su identificación con la misma.

 

 

Casi siempre son bonsáis de tamaño pequeño y mediano, eso sí, con una gran variedad de especies, aunque esto depende tanto del gusto de cada persona, como de la zona de Japón que visites. Sin duda los pinos son los más demandados.

 

 

A algunas de estas personas con las que hemos podido hablar les llama la atención nuestro interés por sus árboles; en general nos insisten en que ellos no son profesionales y que carecen de conocimientos suficientes, en algún caso habían asistido a talleres o cursos. Aun así siguen cultivando sus bonsáis valiéndose de su intuición y antiguas costumbres, dedicándoles todo el tiempo del que pueden disponer. Si algo nos llama poderosamente la atención es la tranquilidad con la que depositan los bonsáis en sitios a los que cualquiera puede acceder, ante la absoluta seguridad de que nadie los va a tocar, desde el poyete de una ventana a los pilares de una valla.

 

 

Es el saber popular el que rige el cultivo de estos bonsáis familiares, embelleciendo casas y pueblos con sus infinitos matices.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carlos Lázaro

“A dónde el bonsái me lleve”

Sin comentarios

Dejar un comentario